domingo, 12 de marzo de 2017

Una mascota en la escuela

¿Recuerdas haber tenido una mascota de pequeño?¿Cuánto cariño y amor no solamente tú, si no también la familia le daba?... eso recordamos este año cuando empezamos a ver que los niños del turno tarde llegaban llorando y algunos se negaban a entrar a la escuela, conversando con padres y auxiliares concluimos que los momentos de preparación para ir al colegio influían mucho en sus actitudes, algunos venían fastidiados al haber sido obligados almorzar rápido, a correr para llegar a la escuela a la hora exacta o soportando ir en un bus lleno de pasajeros, así llegan los niños acalorados y cansados a la escuela de mal humor por que le llamaron la atención, algunos con sueño.¿Cómo poder cambiar esa realidad? nos preguntábamos constantemente. Así descubrimos la solución más cerca de lo que pensaba: recordé que llegaba a casa cada día cansada después de la escuela y mi hijo traía su coneja para me que salude, ese peluche blanco y orejón me saludaba con sus ojos alegres y empezábamos a conversar sobre las cosas que habíamos vivido: él en su colegio y yo con los chicos... y se disipaba el cansancio, mientras conversábamos acariciando a mi coneja. Ella había tenido crías y les propuse a los padres llevar a una cría a la escuela .... y así empezó una nueva aventura escolar conseguimos una jaula y llegó el conejito, el mas bonito y gracioso de la camada,blanco con manchas negras .. el primer día le elegimos el nombre por votación y en honor a sus manchas lo llamamos Manchito. Manchito inició una nueva mirada de los niños en la escuela. cuando venían molestos o fastidiados los invitábamos a darle de comer a la mascota.Los pequeños traían con sus zanahorias o conejina listo para darle de comer al llegar. En el momento de juegos libres en los sectores, se iban a ver Manchito a ponerle el agua y también regar plantas en el pequeño bio huerto de la escuela, participando de nuevos centros de interés. En suma unimos dos lineas de atención: Las plantas que con tanto esmero sembraban y regaban con la auxiliar Nora y la alimentación y cuidado de nuestra querida mascota. De pronto se difundió en la escuela inicial primaria que existía Manchito, ya veías a los chicos de primaria que también compenetrados con el cuidado de Manchito descubrimos que también comía frutas y cáscaras como de plátano , manzana cáscara de papa. Entonces los chicos empezaron traer restos orgánicos de vegetales para alimentarlo. La profesora Kelly de primaria, propuso que si llegaban temprano,podrían sus niños visitar a nuestro pequeño peludo y así comenzó a unirnos a todos el cuidado de nuestra mascota con la puntualidad de los niños, su alimentación, el gran afecto y emoción que les daban tanto los niños y maestros el cuidado de nuestro Manchito. ¡Hasta nos dedicamos a investigar como cuidarlo! y descubrimos muchas cosas nuevas en el camino! Por otra parte fue muy interesante descubrir que los niños inclusivos, especialmente down, poco a poco se fueron compenetrando con su cuidado y ellos también participaban activamente trayéndole comida e integrándose a las actividades del grupo con la mayor naturalidad y es más con emoción...nuestro conejo se ganó el corazón de todos, así todos los viernes regresaba a mi casa,pero ya el personal de la escuela se comenzó a interesar en el cuidarlo y empezó a tener ´más manos que lo atendían los sábados y domingos...así también los padres se ofrecían llevarlo los fines de semana y se adjuntó a esas vistas por encargo, un cuaderno para contar las anécdotas de la visita... también la Apec del presente 2016 hizo que Manchito permaneciera en mi casa un largo fin de semana y algunos días más ...ausencia que lo niños notaron. Fue así que se creó una leyenda escolar, los niños comentaban que quizás por mi demora en regresar el conejo a la escuela había sido ¡parte de mi cena familiar! y hasta la directora reclamaba la presencia de Manchito. Entonces el lunes próximo lo llevé al colegio y recibió aplausos en la formación. Esto me hizo pensar que una mascota naturalmente unía a las familias y Manchito había unido mucho más: Una gran familia,formada por toda la escuela. Este año en el desfile de mascotas fue una gran experiencia que promovió la participación de los niños con sus animales domésticos: hubieron gatos, hamsters,conejos y perros pero el emocionante final lo tuvo nuestro amigo Manchito, nuestro conejito nos abrió los ojos para reflexionar sobre las escuela y la necesidad de afecto; ademas de otras posibilidades de atención y cuidado ambiental y social en donde pueden participar los niños. así en la encuesta final de esta actividad dada a los niños, nos respondieron que les habían gustado la actividad en aproximado de 90 % de niños asistentes y que querían otra version del evento se convirtió un comentario popular que recogíamos los docentes con agrado, casi diariamente tanto de padres como de niños que no pudieron inscribir y traer sus mascotas por motivos diversos. Este 2016 confirmamos que la emoción y el amor también son una forma de enseñar respondiendo a las reales necesidades no solo de los niños; sino también de los padres y profesores que siguen este verano cuidando de nuestras mascotas de la escuela. Esta fue una experiencia escolar llena de nuevos conocimientos con elementos esenciales para coadyuvar reales aprendizajes en la marco de la emoción; del amor y el cuidado. Es parte de esos aprendizajes que se dan en la vida, que no se olvidan y se guardan en la memoria por siempre.

lunes, 2 de mayo de 2016

OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar | Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia Salud | Comunidad Primeras experiencias en la escuela con niños de 3 años. Un reto de adaptación para los docentes, padres y niños Compartir en facebook 2 de mayo de 2016 Liliana Beatriz Ortiz, IBERDIVULGA, Perú. Este articulo analiza un proyecto de inicio del año escolar dirigido a niños de inicial 3 años, que por primera vez van a la escuela y explica la importancia que estén basados en la experiencia, el análisis y la reflexión conjunta con el fin de mejorar estrategias de adaptación escolar, tomando en cuenta que este proceso impacta en docentes, padres y niños con el fin de favorecer la seguridad del niño y mejorar el desempeño en las escuelas nacionales. Recuerdo la primera vez que fui al jardín inicial, era emocionante ir por primera vez a la escuela con mi mandil nuevo, mi lonchera, mis pequeños zapatos recién lustrados de la mano de mi mamá; sin embargo al separarme de ella, un temor enorme me invadió, comencé a llorar y descubrí de golpe cuán difícil era separarnos y aún más al ver a mi madre alejarse de la rejas de la escuela mientras una persona extraña me sujetaba, luego descubrí que era mi profesora… Ese primer día fue todo un drama del que aún guardo recuerdos; sin embargo a pesar de esta experiencia, en mi vida profesional como docente de educación inicial este ritual de iniciación escolar lo he visto repetirse año tras año especialmente con los niños de 3 años; es que evidentemente es difícil tanto para la madre o el padre dejar a su pequeño hijo con una persona desconocida, pensar que quizás no será cuidado con toda la dedicación que se le ha brindado en casa, verlo llorar y no estar presente para consolarlo, sensaciones que sienten los niños, en su primera experiencia escolar y que incrementa su inseguridad reflejada en llantos, pataletas y hasta vómitos en su primer día de estancia escolar. Sensibles a estas manifestaciones en las primeras semanas en los jardines de infancia, debe ser proyectado no solo a la adaptación del niño, sino también a los padres, en este proceso de desacomodación y acomodación (Piaget, 1991) tanto el padre, madre y el niño sufren; sin embargo a su vez van asimilando nuevas oportunidades sociales y comunicativas en donde conocen personas y situaciones con las que interactúan y los ayudan a sobreponerse en esta primera experiencia escolar junto a sus hijos. (Bonfonbrenner, citado por Kevin & WIllians, 2006). En respuesta a ello, este año se consideró imprescindible dar otra mirada a este primer momento escolar, favoreciendo una sensación de seguridad a ambos padres y niños, dando la oportunidad de participar en familia los primeros días de escuela, con dinámicas que posibilitaron conocer el hábitat del aula, entre ellas actividades de juego compartido con sus hijos que den un piso de seguridad y que conlleve a posteriores relaciones escolares, fortalecidas en la confianza y el desarrollo emocional del niño; además de establecer una relación armónica, libre de comentarios impositivos que siembran dudas en medio dela inseguridad de los padres. En respuesta a esta situación en el nivel inicial, la institución educativa 1094 Jacaranda ubicada en Lima Perú, dentro del marco del buen inicio del año escolar 2016, empezó el proceso de adaptación de los niños de inicial 3 años con la participación de los padres en el aula del turno tarde durante la primera semana y segunda semana escolar, así se realizaron las primeras actividades educativas en presencia del 9 padres y madres que disponían de tiempo acompañando a 15 niños. En las tres horas diarias se ejecutaron actividades de juego que facilitaron la relación alumnos- profesor, compartiendo por momentos pequeñas explicaciones teóricas para los padres dadas de forma breve y sencilla. Entre las actividades más destacadas que los niños y disfrutaron se hizo la escenificación de un oso de peluche acompañando a su hijo osito en la escuela. Actividad que llamó la atención, así algunos niños dejaron de llorar conectándose con la actividad, y otros se levantaron a explorar al oso y al bebe oso, identificados con el momento; además de ello se hicieron juegos y canciones conocidas por padres y niños fomentando la participación general, se hizo visitas al pequeño huerto de la escuela, asimismo se practicaron las rutinas diarias de saludo, clima, número de niños y la asamblea con preguntas al final de cada sesión; aunque se dejó de lado la oficial aplicación de la lista de cotejo inicial, se aprovecharon estas actividades para consolidar la seguridad de los niños, despejando dudas en los padres sobre el desempeño de su hijo en la escuela; favoreciendo la libertad de que las madres participen todo el tiempo de la sesión , o según su elección se retiren si sus niños estuvieran ya estables en clase. Analizando estas dos primeras semanas de adaptación al termino de las actividades compartida con los padres, solo un niño permaneció llorando, debido a una asistencia intermitente; puesto que había tenido fiebre en la semana y prefirieron no traerlo por su estado, asimismo se notó como replica a la reacción del niño que aún lloraba, algunos retrocesos de los demás que al unísono eran “contagiados” por la sensibilidad de su compañero. En función a los incidentes críticos observados en este proceso se nota aún muchos temores en los padres en cuanto al manejo del aula y esa inseguridad se trasmiten a sus niños, despidiéndose reiteradamente y notando en sus gestos una marcada preocupación por dejarlos, asimismo se descubrió que los comentarios negativos de los padres por algunos incidentes entre los niños, hacen retroceder el proceso de adaptación de los padres y esta inseguridad se trasmite a los niños asimismo se vieron caracteres adaptativos muy variable entre los niños: algunos vienen muy seguros; sin embargo la misma emoción en la separación hace retroceder su actitud, otros vienen llorando y los padres los acompañan en su inseguridad, son muy pocos los niños entre dos o tres que verdaderamente disfrutan ese primer día. Es así que algunas madres los dejan explorar los juegos, otras se sientan a su costado, con actitud de acompañante, la mayoría los sientan en sus piernas y hasta los rodean con sus brazos temiendo, al parecer soltarlos. Es interesante recalcar una actitud docente que recibió críticas: en un momentos dado dentro de la asamblea el docente pidió que los niños participen respondiendo preguntas en ese contexto según lo planificado los niños locuaces podían participar solo una vez animando a los demás niños a participar, la queja se dirigió en la siguiente afirmación: “usted no dejo contestar a mi hija y ella quería participar”, eso evidentemente creo dudas en la madre sobre la forma que se llevaría las asambleas en el aula y si su niña iba ser permitida de intervenir más de una vez; sin embargo esta afirmación merece ser escuchada por que muchas veces el lenguaje paraverbal del docente hace especular una intención que realmente no se tiene, dando una mirada reflexiva es necesario examinar las acciones pedagógicas y las actitudes para mejorarlas. En este proceso se recogió constantes quejas por la agresividad de tres niños del aula que frente a la presencia de las madres, uno lastimó a sus compañeros y el otro desató una pataleta que hizo que su madre lo retirara, el tercero intentó morder a un niño y lo empujó de forma violenta , demostrando así que los procesos de socialización en los niños son muy diversos; unos son breves y se acoplan fácilmente a los acuerdos y normas básicas , otros son de mediana duración y se acoplan con limitada lentitud al medio escolar y en otras ocasiones son muy lentos y presentan relaciones sociales arbitrarias que favorecen el rechazo de la comunidad del aula; por lo tanto es necesario fomentar una actitud inclusiva y tolerante ante estas dificultades, especialmente en los adultos, actitud que también se encuentra en estos primeros días de escuela en proceso de desarrollo en los padres. Es indispensable aportar que el docente al estar sometido a la presencia de los padres en el aula, también es posible enfrente críticas y comentarios por su actuar pedagógico; por lo tanto es preciso un soporte previo para el docente frente a este momento .que favorezca analizar las tenciones y el lenguaje paraverbal que se utiliza en las sesiones de aula abierta, situaciones que predisponen a los padres a comentarios que desde la mirada docente son actitudes pedagógicas cotidianas como elegir a un solo niños para que intervenga, no permitir que los niños locuaces sean los únicos que intervengan en las sesiones, dando oportunidad aquel con menos atención para incluirlo y hacer respetar normas básicas de comportamiento como la no agresión de un niño a otro… sin sancionar pero si, explicando la importancia de no practicar la violencia , dando paso al inicio del pensamiento reflexivo acorde a la edad de intervención pedagógica. Finalmente es pertinente comentar que este proyecto de adaptación debe tener un soporte previo con docentes y padres de familia: el primero dirigido a planificar en forma conjunta las primeras experiencias en la escuela dirigidas a los niños, alimentándose mutuamente de las experiencias docentes para mejorar la práctica de inicio escolar y el segundo aplicado a los padres de familia o tutores , dirigido a sensibilizarlos sobre las características etareas de sus niños, las incidencias que podrían darse durante del proceso de socialización y la forma como ellos pueden apoyar. Desde esta perspectiva este proyecto estratégico buscaría que los niños asistan a las primeras sesiones de clase, acompañados por padres o tutores, que compartan momentos planificados de juego y recreación con un mayor conocimiento a las características de los niños en esta edad, aprendiendo a manejar el egocentrismo, las emociones diversas de los niños y las propias; con el fin de favorecer su colaboración posterior en talleres dados en el transcurso del años escolar cumpliendo con un acompañamiento al desarrollo del niño más allá de las aulas, con apoyo de su entorno familiar. Es entonces necesario establecer un proyecto de adaptación en donde los docentes comenten de manera reflexiva las estrategias que resultaron exitosas con los niños en el inicio de año, donde se registre las incidencias para comparar y enriquecer el actuar pedagógico favoreciendo la seguridad en los padres, incidiendo que los niños son bien tratados y acompañados en sus aprendizajes desde una perspectiva de mejora en las actividades de inicio; con lo que estoy segura se podrán tener relaciones más armónicas desde la escuela y la comunidad de familias participantes, proyectándose a tener en el padre madre o tutor, un aliado para los siguientes años de vida escolar del niño, brindando una participación efectiva del triduo educativo (Klimenko, 2010), conformado por docentes- niños- padres- familia con el objetivo de establecer relaciones afirmadas en la confianza mutua en un marco de respeto y desarrollo de la seguridad. Reconociendo en este proceso, el interés y la preocupación por la mejora constante del trabajo pedagógico dado en las aulas de las escuelas nacionales. Trabajos citados Kevin, S., & WIllians, R. (April de 2006). Analysis of Bonfenbrenner’s Bio ecological Perspective for Early Childhood Educators:Implications for Working with Families Experincing Stress. Early Childhood Education Journal, 33(5). Klimenko, O. (2010). Educacion inicial e infancia: fomento de la capacidad crìtica desde las practicas de enseñanza en la educaciòn preescolar. En OEI (Ed.). Buenos aires- Argentina. Piaget, J. (1991). Seis estudios de sicologia. p19. La autora: Docente de educación inicial de la localidad de Magdalena del Mar Lima - Perú.16 años de experiencia en colegios del estado y privados. Magíster en investigación e innovación curricular, Universidad San Ignacio de Loyola; Especialista en Comunicación y Matemática, Universidad Cayetano Heredia; Actualmente se desempeña como docente de aula inicial 5 años y desarrolla su servicio al Perú, en el marco de la Beca Presidente de la Republica MINEDU-PRONABEC 2016

viernes, 18 de marzo de 2016

Articulo OEI Estrategias vivenciales

La vivencias y el uso del número en el niño. Lima-Perú Profesora Liliana Beatriz Ortiz Ortiz Resumen Este artículo propone la experiencia vivencial en la labores educativas valorando las usanzas y costumbres del medio en el manejo de la matemática del nivel inicial, desde esa perspectiva busca ejercitar la capacidad reflexiva docente para convertirlas en estrategias educativas por ser más cercanas al niño y su familias, puesto que favorecen la intervención de elementos coadyuvantes del aprendizaje como el asombro, la curiosidad y el disfrute. En ese sentido exige un trabajo coordinado y efectivo con los gobiernos regionales o locales y docentes . Este artículo propone la experiencia vivencial en la labores educativas valorando las usanzas y costumbres del medio en el manejo de la matemática del nivel inicial, desde esa perspectiva busca ejercitar la capacidad reflexiva docente para convertirlas en estrategias educativas por ser más cercanas al niño y su familias, puesto que favorecen la intervención de elementos coadyuvantes del aprendizaje como el asombro, la curiosidad y el disfrute. En ese sentido exige un trabajo coordinado y efectivo con los gobiernos regionales o locales y docentes . Las experiencias vivenciales…. Un cúmulo de estrategias educativas en potencial El número y la cantidad son una creación cultural que el niño vivencia diariamente a través de la relación consigo mismo y su familia además de entornos más amplios como el trabajo y la comunidad que intervienen en su formación, (Kevin & WIllians, 2006) sin dejar de mencionar entre otros medios la televisión, videos, internet que hoy amplían su experiencia y favorecen diversos canales para el aprendizaje espontáneo, con que se delinean en este proceso conocimientos integrales, entre ellos la matemática en las usanzas cotidianas, el uso de palabras numéricas de connotación local, la resolución de problemas cotidianos que se acomodan y asimilan (Piaget, 1991) de forma vivida y real, evidenciándose en conocimientos intuitivos que interactúan en el medio en donde se desenvuelven de forma resolutiva y funcional. Recogiendo la experiencia vivencial como un término del argot turístico y llevándola a la educación inicial, tengo la certeza de haber encontrado el termino adecuado para poder iniciar el punto de partida para proponer ante los niños, grandes exploradores de la vida diaria, un conjunto de estrategias que recogen experiencias diarias en la comunidad como una posibilidad para aprender despertando conocimientos recogidos naturalmente con las manos, la vista, el tacto y sus oídos; en una información contextualizada en la vida que comparte con sus familiares, amigos ,en suma en su comunidad donde el niño en un esfuerzo único las utiliza para complementar lo ya aprendido. Un ejercicio constante que lo ayuda a entender y a enfrentarse el mundo que lo rodea. En función a esta perspectiva hablando desde las manifestaciones matemáticas, el niño llega a la escuela con un conocimiento y manejo intuitivo sobre el número y su cantidad, por ello son capaces de contar con sus dedos o intentan a hacerlo en sus actividades y juegos por ejemplo disfrutan contando las gradas al subir las escaleras e insisten en pedir un dulce entero no la mitad, si así lo apetecen; además reclaman uno más para el hermanito, para la mama; comentan su edad y la señalan con sus dedos, demostrando en estos encuentros matemáticos con la cantidad y el número, una forma útil y funcional de uso. Lo que hace testigos a los padres y familiares e una práctica social que muchas veces nos deja asombrados y que en muchas ocasiones pasa a ser invisible en la escuela (knijink, 2014). En contraste, cuando el niño ingresa a la enseñanza formal, esta empieza desde una mirada que organiza el aprendizaje con experiencias forzadas de lo más simple a lo complejo, que a nosotros como adultos nos parece lógica, sin embargo están desconectadas de la realidad del niño con materiales didácticos llenos de colores relucientes que inundan hoy las aulas, pero que evaden el contexto real que los rodea como las calles, los parques y en ellos las flores, las piedritas que coleccionan; la gente del barrio, las avenidas, las direcciones y hasta las placas de los autos., los carteles de ventas; situaciones diarias que contienen una matemática que se pasea en nuestros ojos, pero es tan simple que no la vemos; sin embargo estas experiencias son una latente oportunidad para ser exploradas por la escuela. Es así que el niño aprende de la vida y en ella de la actividad más cercana a ellos las visitas vivenciales en la comunidad y viceversa, como preparación para desenvolverse en su entorno, ellas contienen una fuente de diversión y aprendizaje que los prepara para su subsistencia y los acerca a deducir, inferir y proponer ante situaciones problema, es así que en el vivir se mixtura el juego simbólico en donde se ejercitan además de su cuerpo y sus sentidos, la comunicación que facilita el paso de emociones coadyuvantes que conectan el aprendizaje como la curiosidad, el asombro, la autonomía, y el disfrute,: elementos que movilizan las relaciones comunicativas y matemáticas de los niños, mirando en sus actividades cotidianas la espontanea formación de colecciones, el ver en el primer número de la dirección de una casa, el número de la cuadra o en las visitas los hace notar a quien le sirvieron más refresco en su vaso, poniendo al niño en relación con la reversibilidad de la cantidad. Bajo esta mirada es necesario que los docentes miren más allá de lo evidente y recojan situaciones donde observen el uso de esta matemática espontanea en la vida que conectan elementos coadyuvantes del aprendizaje entre ellos el asombro, la curiosidad, el disfrute, la autonomía; por ello es imprescindible para el docente, activar su la capacidad de observación, reflexion y análisis que van aperturando nuevas deducciones que efectivizan y transforman su práctica pedagógica, observando a los alumnos, analizando el espontaneo trabajo cooperativo, en donde los niños intercambian momentos de juego y aprendizaje en conjunto, lo que hace efectiva la zona de desarrollo próximo, en las aulas, en sus juegos que son reflejo de lo que los niños viven en sus barrios y localidades, ejercitando; dando paso al ejercicio docente con base al análisis y discusión conjunta que favorece una mirada más profunda a los conocimientos que ya trae el niño, que conlleve a practicar estrategias que brinden la oportunidad de valorar los conocimientos y costumbres de su medio cultural. Por ello se considera una tarea conjunta de los gobiernos regionales municipalidades y escuelas, facilitar el acceso de los niños en los parques públicos, mercados y calles utilizando el aprendizaje cotidiano con experiencias dentro del a comunidad, con el fin de favorecer vivencias matemáticas como escaleras con representaciones simbólicas del número y la cantidad, jornadas de juegos de la comunidad , actividades que abran las puertas de las escuelas, el mercado, el barrio con sus avenida y calles en un clima de aprendizaje constante . Finalmente es preciso compartir que la experiencia vivencial, es parte del actuar cotidiano del niño. un aprendizaje muchas veces latente y otras funcional que siendo organizados y tomados en cuenta desde una mirada educativo comunal favorecen el compartir de costumbres del lugar a través del lenguaje, usanzas y costumbres de su grupo social en un clima socio emocional de curiosidad, asombro y disfrute como elementos coadyuvantes del aprendizaje que fortalecen e invitan a vivir plenamente experiencias educativas en el uso de una matemática que van más allá de las puertas de las aulas; de la escuela ¡está en el barrio! ¡En la vida!… más cercana menos complicada; dispuesta a enseñarnos desde la propia experiencia, desde nuestra cultura. Trabajos citados Kevin, S., & WIllians, R. (April de 2006). Analysis of Bonfenbrenner's Bio ecological Perspective for Early Childhood Educators:Implications for Working with Families Experincing Stress. Early Childhood Education Journal, 33(5). knijink, G. (1 de abril de 2014). Etnomatemática en movimiento,perspectivas etnomatemáticas sus formaciones teóricas y ejemplificaciones. Revista Latinoamericana Etnomatemática, 7. Piaget, J. (1991). Seis estudios de sicologia. p19.

jueves, 10 de marzo de 2016

Experiencia exitosa de profesora de la UGEL 03 es parte del libro “Creatividad Docente” (29/02/2016) “Cocinando Aprendo” es el nombre del proyecto que Liliana Beatriz Ortiz Ortiz, docente de la Institución Educativa N.º 1094 Jacarandá de la UGEL 03, publicó como coautora en el libro “Creatividad Docente II, testimonio desde las aulas”, presentado ante la comunidad educativa el pasado 23 de febrero. Este libro, que es producto del programa Creatividad Docente impulsada por el Ministerio de Educación (Minedu), tiene como objetivo recoger experiencias pedagógicas exitosas a fin de sistematizarlas en el marco de una investigación cualitativa para que sean compartidas a todos los docentes del país. profe con libro La obra consta de dos volúmenes y está dirigido a los niveles de inicial, primaria y secundaria, siendo los mismos docentes (participantes) quienes realizaron la publicación de sus proyectos; destacando la profesora Ortiz Ortiz, representando a la UGEL 03. La maestra desarrolló el proyecto en su escuela con sesiones culinarias, utilizando ingredientes para la preparación de alimentos líquidos y sólidos, y también a través de la presentación de bosquejos, tanto de números como imágenes; de esta forma, los niños refuerzan sus capacidades como: la correspondencia unívoca, el conteo, la resolución de problemas y la iniciación a la estadística con el manejo de tablas de frecuencia. Con esta estrategia los niños aprendieron a utilizar códigos de barra, usos de registro de cantidad, conocimientos matemáticos que se trabajaron en un clima de disfrute y alegría, todo esto desde la cultura de los niños y sus padres. Es importante mencionar que la primera publicación de este libro se realizó el año 2014, escribiendo la profesora Ivy Caballero de la Institución Educativa Medalla Milagrosa, también de la UGEL 03. Más Noticias 4273210 / 4262627 / 4261562 Atención de 8:30am a 4:30pm UGEL 03 - Jr. Andahuaylas 563, Cercado de Lima

lunes, 17 de noviembre de 2014

II CONCURSO NACIONAL DE BUENAS PRACTICAS DOCENTES 2014


Mi maestro ganó el concurso de educacion inclusiva, es un gran orgullo ser su alumna.¡¡¡¡
 FELICITACIONES MAESTRO¡¡¡
Nosotros los inclusivos hacemos  
DE LAS DIFERENCIAS UNA OPORTUNIDAD